Esto es parte de COMPARTE TU SENTIR, una iniciativa de GAM que te invita a celebrar la vida, la que teníamos, la que tenemos o la que soñamos tener.

Te invitamos a plasmar juntas y juntos lo que no queremos olvidar.

Sinvergüenza

No perdí nada, por lo menos nada tangible, aunque sí perdí la vergüenza. Tras años de asfixiantes cuchicheos rítmicos y genéricos, perdí la consciencia y me acorralé en voces de jueces autoasignados en sus tareas, me sentí de porcelana. Pero en pandemia desperté con un sonido caótico pero real, eran mis propios pensamientos e intenciones, entrelazados de sentimientos tímidos pero potentes, donde la curiosidad me dominó y exploré, quizá de manera egoísta, pero así me hallé a mí misma, honesta, pura, sola, me conocí. Y así es como aprendí a perrear hasta abajo en pandemia :)

Kavi

22 años / Ñuñoa , Chile