Esto es parte de COMPARTE TU SENTIR, una iniciativa de GAM que te invita a celebrar la vida, la que teníamos, la que tenemos o la que soñamos tener.

Te invitamos a plasmar juntas y juntos lo que no queremos olvidar.

Cómo podía vivir sin un gato

Los primeros meses de la pandemia los pasé sola sin salir de un departamento pequeño al que no le entraba ni un rayo de sol. Aterrada. Llegué a sentir que la realidad era algo frágil que se podía romper. Tenía que evitarlo así que al fin me decidí a buscar un gatito. Vi que lo regalaban en Yapo, a él y sus hermanos. Me gustó su cara de pregunta. Ese mismo día lo fui a buscar y ya llevamos un año juntos. Ha sido muy lindo verlo crecer. Sus necesidades me obligaron a atreverme a salir al mundo exterior. Y su compañía me salvó la vida. No sé cómo podía vivir sin un gato.

Tutora de Serafín

37 años / Providencia , Chile